Puesto que los lentes de contacto son dispositivos médicos regulados por la FDA de EE.UU., su cuidado y mantenimiento son muy importantes. A continuación incluimos algunas cosas que debe recordar sobre el mantenimiento de los lentes de contacto para que pueda aprovecharlas al máximo.

Respete su esquema de uso prescrito

No intente prolongar el periodo de uso de sus lentes de reemplazo quincenal utilizándolas una semana más. No merece la pena correr el riesgo. Los lentes de contacto están fabricados con diferentes materiales para sus distintos usos, y están aprobados por la FDA de EE.UU. para cada situación.

Lentes de contacto: ¡trátelos con cuidado!

Los lentes de contacto blandos desechables se pueden rasgar. Manipúlelas con suavidad. Si se le rompe o rasga un lente, deséchelo. Además, procure no tocarlos con las uñas. Las uñas, además de ser afiladas, son un refugio excelente para todo tipo de bacterias.

Nunca comparta sus lentes de contacto

Compartir los lentes de contacto no solo puede propagar bacterias de una persona a otra, sino que los lentes están adaptados y graduados exclusivamente para su visión y su ojo.

Utilice una dosis nueva de solución de limpieza para lentes de contacto cada vez

Nunca limpie sus lentes de contacto con agua del grifo. El agua corriente puede transmitir patógenos y bacterias que pueden causar infecciones.

Nunca se meta los lentes de contacto en la boca. En la boca habitan diversas bacterias. Aunque muchas de ellas son buenas para nuestro sistema digestivo, no lo son tanto para nuestros ojos.

Frotar y enjuagar

Frote los lentes de contacto con solución nueva durante 5 a 20 segundos utilizando las yemas de los dedos. Enjuáguelos bien nuevamente usando solución de limpieza. Los investigadores han llegado a la conclusión de que el método “frotar y enjuagar” sigue siendo el mejor para mantener los lentes limpios y libres de microorganismos, incluso en el caso de los sistemas de limpieza en los que se indica que “no es necesario frotar”.

Mantenga limpio el estuche portalentes

Lave los estuches después de cada uso y guárdelos abiertos y apoyados al revés en un lugar seco y limpio. La Asociación de Optometristas de Estados Unidos (American Optometric Association) recomienda cambiar el estuche portalentes al menos cada tres meses.

No duerma con lentes de contacto que no sean de uso prolongado

Los lentes de contacto de uso prolongado están diseñados con una tecnología especial para permitir que  pase más oxígeno a través de la lente hasta la córnea. Normalmente, cuando estamos despiertos y tenemos los ojos abiertos, el oxígeno del aire atraviesa el lente y se transmite a la córnea a través de las lágrimas.

Cuando estamos dormidos, los lentes de contacto normales impiden que llegue una cantidad de oxígeno suficiente a los ojos. Esto puede provocar infecciones, úlceras y un crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos en las córneas.

Lea y siga las instrucciones

Preste atención a las instrucciones de su especialista, al prospecto que viene con los lentes de contacto y a todas las indicaciones de la solución para lentes de contacto y del estuche portalentes. Todos estos elementos forman parte de un sistema cuidadosamente concebido y diseñado para ayudarle a mantener sus lentes de contacto y sus productos para el mantenimiento de los lentes de forma que protejan sus ojos y su salud.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Si tiene preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.
Más Artículos

Explore Nuestros Productos