El ojo vago es la desviación o desalineación de un ojo. Normalmente es una manifestación de la ambliopía, en la que un ojo experimenta una pérdida de visión significativa, y otras veces de estrabismo, un problema general de desviación.

Analicemos cómo la ambliopía y el ojo vago afectan la visión y cómo se corrigen y se tratan habitualmente.

Ojo vago/ ambliopía: ¿cuál es la diferencia?

Hay dos alteraciones principales que provocan lo que denominamos ojo vago:

La ambliopía es un problema de desarrollo en la conexión entre el ojo y el cerebro: básicamente, el cerebro ha aprendido a ignorar la información procedente de un ojo. La ambliopía no es un problema del ojo en sí mismo, aunque puede ser tanto causa como efecto de problemas oculares.

El estrabismo u “ojos cruzados” es una desviación de los ojos que se produce cuando los seis músculos que rodean y que ayudan a enfocar los ojos no funcionan correctamente juntos. Esto puede ser tanto una causa como un efecto de la ambliopía.

¿Cómo afecta el ojo vago la visión?

Los síntomas más comunes del ojo vago son la desviación y la desalineación. Pero el ojo vago también puede causar problemas graves en la visión:

  • Pérdida rápida de agudeza visual en el ojo vago si no se corrige y permanece mucho tiempo sin que se utilice
  • Pérdida de visión binocular, que genera incapacidad para calcular profundidades
  • Mayor riesgo de pérdida de visión en el ojo sano, puesto que los problemas de visión que normalmente se producen en ambos ojos afectan primero al más fuerte. 

¿Cuál es la causa del ojo vago?

La ambliopía se produce porque la conexión entre el ojo y el cerebro es débil o no se ha desarrollado.

La causa más común de esto es el estrabismo. Cuando los músculos del ojo no pueden alinear los ojos correctamente, sobre todo durante el desarrollo, el cerebro recibe una imagen diferente de cada ojo. El cerebro resuelve esta confusión ignorando sistemáticamente una de las imágenes. Esto hace que el ojo no se utilice y que el área del cerebro correspondiente no se desarrolle.

Otra causa frecuente es que el error refractivo (miopía/ hipermetropía o astigmatismo) sea mayor en un ojo que en el otro. Esto también genera imágenes distintas y la prioridad de un ojo provoca que el cerebro ignore la información del otro.

Cualquier cosa que genere este tipo de descompensación visual también puede causar ambliopía. Entre posibles causas se incluyen cataratas infantiles, opacificación del cristalino, diferencias de forma o tamaño, y otras anomalías anatómicas o estructurales.

Tratamiento de la ambliopía

Cuanto antes se detecte y se trate el ojo vago, mayores serán las probabilidades de éxito. Sin embargo, el tratamiento del ojo vago en adultos también es eficaz, sobre todo cuando la motivación y el compromiso del paciente son fuertes. Los estudios han demostrado una mejora considerable en la agudeza visual del ojo vago en pacientes mayores, aunque a menudo con un menor ritmo, grado y alcance de la recuperación.

Hay dos fases fundamentales en el tratamiento de la ambliopía, la primera parte de la corrección del ojo vago:

Paso 1: Corrección de los problemas de visión

Los problemas oculares, como las cataratas y los errores refractivos deben corregirse primero. Esto suele ser tan sencillo como utilizar gafas para la miopía o la hipermetropía. A veces, en los casos leves, corregir la visión del ojo más débil o vago es suficiente para lograr su alineación.

Paso 2: Reeducar la conexión entre ojo y cerebro

En la mayoría de los casos, los médicos tapan el ojo más fuerte para enseñar al cerebro a reconocer la imagen del ojo amblíope o vago. Suelen hacerlo con un parche o con colirios que oscurecen temporalmente la visión.

Cirugía de los músculos del ojo

En algunos casos, la corrección de la ambliopía no corrige los problemas de estrabismo que provoca la desalineación de los ojos. En estos casos, la cirugía de los músculos del ojo para reforzar o debilitar determinados músculos puede ayudar. El cirujano puede realizar la resección (o acortamiento) de un músculo para fortalecerlo o la retracción de un músculo (conectándolo a un punto más lejano) para debilitarlo.

Ejercicios oculares

En un reducido número de casos, una leve desalineación debida a una convergencia insuficiente (cuando los ojos tienen dificultades durante el giro para enfocar objetos cercanos) se puede corregir con ejercicios de los músculos oculares. Estos ejercicios incluyen ejercicios de acercamiento de un lápiz y terapias de visión a través del ordenador.

Recuerde, cuanto antes empiece a tratar el ojo vago, mayores serán las probabilidades de éxito. Si detecta cualquier problema en los ojos o en la visión, consulte a su especialista lo antes posible.

Nada de lo publicado en este artículo constituye un consejo médico ni pretende sustituir las recomendaciones de un profesional de la medicina. Si tiene preguntas específicas, consulte a su profesional de la visión.
Categorías: Problemas oculares
Más Artículos

Explore Nuestros Productos